Revista Look

Entrevistas

Miriam Lanzoni al natural

La esposa de Alejandro Fantino charla con Look y te muestra una selección de shorts. Fotos.

Miriam Lanzoni

La vida de Miriam Lanzoni parece salida de una novela. Nació en un pueblito chaqueño donde, ajena a la TV, la máxima diversión consistía en jugar con barro. A los 14 años empezó a trabajar y, ya consciente de que quería ser actriz, posó sus ojos en la gran ciudad. Se fue a Buenos Aires, estudió teatro, empezó a trabajar como actriz y conoció al conductor Alejandro Fantino, quien se convirtió en su príncipe azul y marido. Actualmente se prepara para interpretar a una malvada en una novela de canal 7 junto a Andrea del Boca, la reina de los culebrones argentinos. Dueña de un cuerpo privilegiado, Lanzoni aceptó el desafío que le propuso Look: demostrar que los shorts son excelentes aliados a la hora de seducir y ponerle onda al verano.

– ¿Sos de animarte a los shorts?

– Sí, mucho. Prefiero los cortitos (ni los medios ni los más largos) pero tienen que ser cómodos. Incluso a veces los uso para salir de noche, con medias o lentejuelas.

– No es una prenda fácil. Hay que saberlos llevar.

– Sí, hay que ponérselos convencida. Yo veo que hay mujeres grandes que se animan y me parece bárbaro. Ahora se usan más, pero en realidad son un clásico, no pasan de moda. Lo que cambian son los modelos y las texturas porque los shorts en sí son más viejos que el engaño (ríe).

– Tenés pinta de mujer práctica, de no dar vueltas con la ropa.

– Totalmente. Por ejemplo, no me gusta el tiempo que hay que dedicarle a probarse, me aburre. Si estoy en un local y algo me gusta, rara vez entro al probador, me lo llevo directamente porque veo la ropa y sé qué me queda y qué no, me conozco. Si después lo que compré tiene algún defecto lo arreglo y listo, sé coser.

– ¿Con todo son tan sencilla?

– No, con el maquillaje soy tremenda, puedo perder horas. Compro cosas que jamás uso y después regalo paletas enteras intactas. ¿Viste cuando entrás a esos lugares grandes que venden cosméticos y te empiezan a mezclar y probar de todo en la cara? Yo me llevo todo lo que me prueban y sé que no lo voy a utilizar porque jamás paso tres horas pintándome y porque, además, ¡uso siempre lo mismo! Hace 10 años que me pongo la misma base (la Forever, de Dior). Después digo: “¿Para qué me compré otra base?”. Con los zapatos y las carteras pienso, me mido, pero el maquillaje me pierde…

– Y de Alejandro Fantino, tu marido, ¿qué te pierde?

– Lo divertido que es, su inteligencia, su honestidad. Lo admiro y siento orgullo por él.

– ¿Es cierto que duermen en camas separadas?

– Sí. Yo creo que no hay un único “contrato” para los matrimonios. Cada pareja tiene el que le queda mejor y está buenísimo que así sea. A mí me perturba pensar que tengo que dormir toda la vida con alguien (porque efectivamente con él me proyecto para siempre). Con Ale, si eventualmente estamos mirando el techo en mi cuarto ( lo invito una vez por año) y quiere pasar al baño, no lo dejo, que vaya al suyo. No me gusta que nadie vea mis cosas. Cuando salgo de casa le pongo llave a todo.

Leé la nota completa en la edición impresa de Look.

Un pensamiento en “Miriam Lanzoni al natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *