Revista Look

Entrevistas

Patricia Sosa: “La idealista y la rebelde siguen estando en mí”

La cantante habla de su vida y cuenta sus preferencias a la hora de vestirse. Por qué no usa cuero. Fotos.

Blazer con lentejuelas (Tucci, $ 2340). Remera con estampa (Naima, $160). Palazzo (Vero Alfie, $1100).

A Patricia Sosa le hicieron “pagar derecho de piso” por ser mujer. Y más de una vez. La primera fue en la década del ’80, cuando se puso al frente del grupo La Torre, convirtiéndose en la primera líder femenina de una banda de rock & roll argentina. En su primer recital importante pudo llegar al escenario de casualidad: cuando, nerviosa y expectante, estaba a punto de salir a escena dos hombres de seguridad la agarraron de los brazos, le dijeron “las minitas de los músicos van abajo” y la llevaron en andas hasta depositarla detrás de una valla, entre el público.

Semejante bienvenida le dio una certeza: ser mujer en un ambiente masculino no iba a ser fácil. A fuerza de talento y temperamento se abrió camino, pero algunos pretenden seguir haciéndole pagar “derecho de piso” por su condición de mujer. “Hace muy poco llevé un disco a Rock & Pop (radio de la que fui cortina durante 10 años) y un programador me dijo: ‘El disco es sublime, pero se llama Patricia Sosa. Si se llamara La Torre te lo pasaba’. Me dijo ‘las minitas abajo’, pero con otras palabras. Tal vez mi próximo disco se llame ‘Más respeto que soy un prócer’, porque como soy la primera mujer de la historia nacional en liderar una banda, me van a tener en los libros, quieran o no”, cuenta entre divertida y enojada.

– En tu último disco (“Desde la Torre”) homenajeás a tu antigua banda de rock. ¿Qué hay en vos de aquella Patricia de los ’80 y qué cambió?

– La idealista y la rebelde siguen estando en mí, pero este es otro punto de partida. La experiencia te da la posibilidad de hacer las cosas con calma. En esa época (los ’80) no las hacía con calma; peleaba por conseguir mi lugar, peleaba con la banda… ¡peleaba con todo!. Y aparte me hacía mala sangre por todo.

– ¿Ahora dejás que las cosas fluyan?

– Absolutamente. Además, aprendí a no quejarme y a hacer con compromiso. Estoy altamente comprometida con todo: con mi profesión; con mi fundación (Pequeños Gestos, que ayuda a 3000 tobas de Chaco); con mi familia (me llevé a mis papás a vivir conmigo cuando papá se enfermó); con mis amigos (me pongo al tanto de sus dolencias y estoy presente) y con la gente (trato de dar una mano). El otro día agarré un perro perdido, me lo traje a casa, lo curé y salí a buscar el dueño. Para mí el compromiso con la vida es cotidiano e implica todo eso.

– Con tu marido (el músico Oscar Mediavilla) te casaste, te divorciaste y ahora son pareja “cama afuera”. ¿Se comprometieron de nuevo?

– Sí. En realidad nos comprometemos a cada rato (ríe). Es así: cuando alguno de los dos ve un anillo lindo dice: ‘¡Qué linda alianza esa!, ¿nos compramos dos?’. Nos decimos ‘te amo’, la compramos, nos ponemos los anillos y listo. La última vez que nos comprometimos así fue en el barrio chino de San Francisco. La anterior fue el año pasado, en Córdoba: un párroco de los frailes capuchinos que estaba en un recital mío en esa provincia puso pétalos en el suelo de mi camarín y bendijo los anillos. Los testigos fueron personas que ni conocía.

– Desde que se pusieron de novios, en la adolescencia, hasta ahora, estuvieron separados sólo 4 años. ¿Nunca te preguntaste si te estabas perdiendo de vivir otras experiencias?

– Ahora ya no me lo pregunto. Cuando tenía 30 o 35 años sí, tenía charlas con amigas que cambiaban mucho de novio y por ahí pensaba “¿estará bien esto? yo no tuve más novios”. Pero también pensaba “si tengo que perder algo de lo que tengo, me muero”. Siempre elegí estar con Oscar. A esta altura me moriría si tuviera que salir a producirme a cada rato para conquistar a alguien. Si le tengo que decir chau a las chancletas, ¡me agarra un ataque!

– ¿Pensás que ya no tiene sentido producirse?

– ¿Sabés qué? Pienso eso pero me produzco igual. A nosotros nos gusta mucho seducir al otro. A mí todavía me encanta decirle “qué lindo que estás”. Y él se ríe y todavía se pone rojo. Muchísimas veces me dice que algo me queda lindo.

– ¿Y qué sentís vos que te queda lindo?

– Los colores violetas, turquesas, blancos y negros. También la ropa que no muestra más de lo que yo quiero mostrar y la que no tiene más protagonismo que yo. Me gustan las prendas con movimiento. Adoro que la ropa se mueva conmigo, por eso no uso cuero y no entiendo qué le ven las mujeres a los pantalones de cuero. ¡No dejan respirar y encima aplastan la cola!

Leé la nota completa en Look de febrero. Suscribíte.

4 pensamientos en “Patricia Sosa: “La idealista y la rebelde siguen estando en mí”

  1. ESTA MUJER NO PUEDE ESTAR ASI A LOS 57 AÑOS, LO QUE COME MEDIAVILLA EHH, APARTE DE TODO, ESO ES UNA EXCELENTE PERSONA Y UNA CANTANTE DE LA P… MADREE !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *