Revista Look

Creadores

De DJ a diseñador

El diseñador argentino Gabriel Lage presentó sus delicadas prendas en un marco inmejorable: Vancouver Fashion Week.

Gabriel Lage en la pasarela del Vancouver Fashion Week

El camino de Gabriel Lage como diseñador fue transitado lentamente y casi sin darse cuenta de que la moda iba a ser su destino final: intervino prendas de la boutique de una amiga como hobby, fue DJ y abrió su propia discoteca en Mar del Plata, comenzó con un amigo un proyecto de Pret-á-Porter y terminó en plena crisis de 2001 apostando a tener su propio atelier en el barrio de Recoleta: “La moda empezó a tapar todos mis otros proyectos y me di cuenta de que era una pasión”. Última parada hasta el día de la fecha: fue elegido para representar al país en el Vancouver Fashion Week, que tuvo lugar entre el 18 y el 24 de marzo, con su colección “Music and Classic”.

El diseñador reconoce que lo que lo inspira es la mujer real. Sentarse a charlar con sus clientas y conocerlas para saber por dónde comenzar a pensar en su atuendo. Y si se trata de una colección, combinar a la modelo que lo va a llevar con esa mujer real que él se imaginó en un primer momento. “Los diseñadores tenemos el poder de crear un vestido pero no tenemos el poder de crear una personalidad. Podemos ayudar a alguien a resaltarla pero la personalidad la tiene cada una y eso es lo que hace que el vestido cobre vida. En un trabajo en equipo es tan importante la persona que lo va a llevar puesto como yo como diseñador. A veces las mujeres vienen con una idea en mente que prefiero no llevar a cabo porque no es mi estilo, entonces intento mostrarles que tal vez haya otras opciones que sienten mejor a su cuerpo. Otras veces lo tomás como un desafío y en otras oportunidades no tenés piel directamente y le paso un precio altísimo-altísimo para que me diga que no”, confiesa Lage entre risas.

Su colección “Music and Classic” está pensada para “la diva que hay adentro de cada mujer”, esa conexión que tiene cualquier mujer con una diva de la música, la que se imagina mientras se mira al espejo. “No hablo de divismo, hablo de reconciliarse con esa diva que toda mujer tiene, sentirse en la red carpet que de vez en cuando está bueno explotar: justamente cuando vas a casarte, cuando se casa una amiga, para la fiesta de quince, para un evento importante. Y esto puede pasar con el vestido más sencillo o con el más fuerte, la cuestión está en sentirse fantástica”, puntualiza el creativo. Y cuenta cómo surgió esta idea: “Hace tiempito estaba en la casa de un amigo y la sobrina se iba a bailar, entonces se estaba probando ropa. Soy muy observador y veía que, frente al espejo, se probaba ropa y bailaba. Y me acordé de que también yo lo hacía”.

Leé la nota completa en Look de este mes. ¡Suscribite!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *