Revista Look

Desfiles

Portugal Fashion, la vidriera de los diseñadores lusos

Esta cumbre de la moda portuguesa tuvo lugar entre el 22 y el 25 de octubre. Qué idearon los ibéricos para la temporada primavera-verano 2015.

Cierre de la pasada de la diseñadora Fátima Lopes.

Edificios emblemáticos de las ciudades de Lisboa y Oporto fueron los escenarios para Portugal Fashion, el mayor exponente de la moda de ese país, que tuvo lugar entre el 22 y el 25 de octubre pasados. El tema elegido este año fue “Sprinkle”, en referencia al movimiento creativo que tiene en la pasarela un impulso divulgador, semejante al de un pulverizador que permite propagar un contenido. Inspiraciones, tendencias, colores, formas y materiales fueron esparcidos en esa plataforma y cobraron identidad por medio de múltiples canales y entornos. Los destellos creativos permitieron, una vez más, materializar nuevas oportunidades de visibilidad y promoción para diseñadores y marcas portuguesas en esa cita bianual.

Más de un centenar de personas se hicieron presentes en la edición 35 del desfile, que en igual número de pasadas reunió a 27 creadores -jóvenes y consagrados-, marcas comerciales de confección y calzado y cuatro escuelas de moda.

Diseñadores famosos como Miguel Vieira, Luís Onofre, Diogo Miranda, Carlos Gil, Fátima Lopes, Storytailors, Katty Xiomara, Luís Buchinho o Susana Bettencourt se unieron en pasarela a marcas portuguesas como Dielmar, Tm Collection, Lion of Porches y Vicri.

La apertura del desfile tuvo lugar en Lisboa, el 22, en el recientemente recuperado Teatro Thalia, edificio que data de 1820. El resto de las jornadas se ubicaron en Oporto, capital de la industria de la moda portuguesa, siendo el emblemático edificio de la Alfândega de Oporto (antigua aduana portuaria), como es habitual, la base principal del evento. No obstante, la iniciativa del organizador, ANJE (Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios), consiguió “pulverizar” toda la ciudad con un movimiento de moda, creatividad y diseño, donde los mejores creadores portugueses fueron los protagonistas, mientras que las marcas comerciales y los diseñadores emergentes actuaron como catalizadores en esta disfusión de creatividad realizada en diversos edificos históricos.

Portugal Fashion, día por día

Las primeras pasadas fueron las de dos jóvenes del llamado Espacio Bloom, cantera para los nuevos talentos: Hibu (con su colección “CRU”, en tonos naturales) y Joao Melo Costa (organzas florales, tejidos rígidos y espectaculares creaciones con tiras multicolores). Le siguió la colección del dúo de diseñadores Storytailors, con gasas y espectaculares efectos en tejidos plisados para hombre y mujer. Todos ellos mostraron sus obras en el Teatro Thalia. En tanto, en el Museo de la Historia Natural y de la Ciencia de Lisboa exhibieron sus colecciones Alves/Gonçalves (femenina y elegante propuesta en la que predominaron los lunares en nobles tejidos de seda) y Teresa Martins (fiel a su línea étnica, con inspiraciones campestres, mezclas de tejidos, múltiples colores naturales y estampados en cuadros).

Llegado el jueves 23, el Palacio Dos Cit sirvió de escenario en Oporto para los desfiles de Bloom de los jóvenes creadores Carla Pontes y Mafalda Fonseca, así como de los diseñadores Susana Bettencourt (propuestas en macramé combinadas con prints geométricos), del vanguardista diseñador de moda masculina Estelita Mendonça (fiel a sus asimetrías y cortes sorprendentes), Daniela Barros (colección minimalista en blancos y negros con bloques de color y líneas modulares), Hugo Costa (blancos, negros y tonos burdeos en líneas estructurales y estampados lineales) y Anabela Baldaque (propuestas femeninas en tonos azules, plata, grises rosados, realizadas en tules y brocados).

En la jornada del viernes 24, la Alfândega de Oporto fue el escaparate para los desfiles de Julio Torcato (colección inspirada en el dialecto londinense cockney de los años 70, traducido en tonos claros junto al verde oscuro y al azul cielo) y Meam by Ricardo Preto (materiales cálidos, colores oscuros mezclados con toques luminosos, verdes y rojos, realizados en sedas, algodones y polyesters). Por su parte, la colección de Vicri para hombre presentó propuestas en tonos suaves y materiales ligeros con tonalidades pastel inspiradas en “Los Hamptons” (zona balnearia de lujo cercana a Nueva York), mientras que la diseñadora Katty Xiomara mostró una colección muy femenina y urbana basada en el color blanco en conjugación con el negro y los tonos corales, predominando los mini-vestidos.

Diogo Miranda triunfó con una excelente colección para mujer, muy elegante y sofisticada, con volúmenes puros y arquitectónicos plasmados en el blanco, el negro, el azul marino, el mostaza y varios tonos de beige. En tanto, la marca de moda para mujer, hombre y niño Lion of Porches presentó un preppy sofisticado con un estilo de college británico reinventado inspirado en en el estilo náutico retro con gran profusión de coloridos. Finalmente, el reconocido diseñador de complementos Luis Onofre mostró una colección de zapatos y bolsos muy sensorial inspirada en Oriente, desde sandalias de taco alto a deportivas en las que predominaban los tonos piel y melocotón con detalles metálicos.

Entre los jóvenes creadores emergentes que desfilaron ese día en la pasarela alternativa Bloom se encuentran Pilar Pastor, Rita Gilman, Martinho, Catarina Santos, Eduardo Amorim, Teresa Abrunhosa, Joao Rola, Pedro Neto y Klar, todos ellos con sorprendentes e innovativas propuestas creativas.

En el último día de Portugal Fashion, el sábado 25, Oporto vivió una intensa jornada de desfiles repartidos en diversos edificios históricos de la ciudad. El Conservatorio de Música acogió al consagrado diseñador Luis Buchinho, quien presentó su colección “Happy Hour”: alegre, femenina y sensual, realizada en tafetanes, tejidos red y transparencias en tonos turquesas y azules agua, recordando a una “pool party”. El programa continuó en la Alfândega de Oporto con los desfiles de marcas comerciales (de gran importancia para la industria de la moda portuguesa y sus exportaciones) con las firmas Ballentina, Concreto by Hélder Paptista, Cheyenne, Mad Dragon Seeker by Alexandrine Cadilhe & Daniel Simóes y las marcas de calzado Dkode, Fly London, Goldmug e Alexandra Moura, J. Reinaldo, Nobrand y Silvia Rebatto.

En la misma sede se celebraron los desfilesde los jóvenes diseñadores de Bloom Árvore, Emp, Escuela Esad y Modatex.

Este mismo escenario acogió el desfie del diseñador Carlos Gil, con su colección “Macht Point”, que combinó el blanco y el negro como contraste vital, inspirado en los juegos deportivos y en los colores que aportan luz y femineidad en la vida: el amarillo, el rosa y el azul pastel, para forma fluídas y muy femeninas.

El monasterio Mosteiro S. Banto da Vittoria propocionó, con su maravillosa e histórica arquitectura, el exclusivo marco para la presentación de dos colecciones excepcionales. La primera, la de Nuno Baltazar (famoso diseñador que apostó en esta ocasión por desfilar por primera vez en la pasarela de Portugal Fashion), con una preciosa colección inspirada en la película de Jean-Luc Goddard “Lemépris”, con piezas muy femeninas y sofisticadas realizadas en sedas y rasos, con rayas en blancos y negros, tonos fucsias, rojos y azul cielo. Posteriormente, se dio paso al gran Miguel Vieira, quien mostró con su “elegancia relajada” una maravillosa colección veraniega, minimalista y conceptual, basada en el blanco y en el azul celeste, con tejidos de piqué y jacquards, con excelentes accesorios como maxi-bolsos y zapatillas deportivas, todo para mujer y hombre.

Terminando los últimos desfiles y de nuevo en la Alfândega de Oporto, los encargados de poner el broche de cierre a la pasarela fueron la marca de moda para hombre Dielmar, que presentó sus elegantes propuestas masculinas para primavera/verano 2015 con trajes de chaqueta muliticolores y veraniegas bermudas inspirados en la estética de “Miami, the Magic City”, y la reconocida diseñadora portuguesa Fátima Lopes, quien cerró esta 35º edición de Portugal Fashion con una colección inspirada en la elegancia de los años 60, con lunares, “pied de poule” y rayas que crean una figura “neo rock”, con cueros asociados a transparencias y sedas, en una mezcla de materiales disociados con abundancia de plisados y volantes.

Con todo ello, Portugal Fashion volvió a combinar en su programa de desfiles a creadores consagrados junto a jóvenes diseñadores, reiterando así su vocación estratégica para el descubrimiento, apoyo y promoción de nuevos talentos de la moda portuguesa. El Espacio Bloom trabaja para potenciar a los creadores emergentes, con el fin de renovar el panorama de la moda nacional, facilitar la integración de nuevos diseñadores en el mercado laboral y ayudar a las empresas del sector textil, de confección y calzado en los problemas que puedan tener a nivel de diseño.

29 de octubre de 2014

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *