Revista Look

Sociedad

Consejos para elegir la mejor mochila escolar

Un especialista en quiropraxia analiza los bolsos que existen en el mercado, con sus pro y contras. Tips para cuidar la salud de la espalda en los más chicos.

Claves para elegir la mejor mochila escolar.

Comenzaron las clases, y como cada año al inicio de la etapa escolar los padres dedican todo el mes de marzo a poner a punto a los chicos para un nuevo ciclo, con compras que van desde libros hasta útiles y demás materiales educativos. Y hay un elemento al que debe prestársele mucha atención: el traslado de lo requerido en las infaltables mochilas.

En tal sentido, es vital conocer el correcto peso que se debe ejercer sobre la columna vertebral según el tipo de mochila que elijan usar. Esto es fundamental porque, quizás, un sobreesfuerzo o un peso inadecuado o desbalanceado pueden provocar que en la columna surjan subluxaciones que afecten el correcto desarrollo y crecimiento de los niños y adolescentes.

El sobrepeso que puede ejercer una mochila mal colocada o con un peso incorrecto puede generar desviaciones y alteraciones en las vertebras de la columna. Estas desalineaciones, llamadas por la quiropraxia “subluxaciones vertebrales”, interrumpen o disminuyen el flujo del impulso del sistema nervioso. Además, “llevar un peso inadecuado por un tiempo prolongado, sumado a otros malos hábitos, pueden provocar escoliosis”, advierte el doctor en Quiropraxia Diego Mellino, fundador y director de la Fundación Quiropraxia para Todos y de los centros de atención La Clinica de La Columna. Y amplía: “La escoliosis es la alteración de la columna vertebral que se caracteriza por una desviación o curvatura anormal en el sentido lateral, en una vista anterior o posterior de la columna”.

Más del 90% de las afecciones de salud cotidianas deben su origen a una subluxación vertebral. Justamente, la primera subluxación vertebral suele ocurrir en el momento del parto, ya sea que el nacimiento se produzca por parto normal o por cesárea. La presión que se ejerce sobre la columna cervical del bebé (aproximadamente 30 kg), tan frágil y delicada, suele producirla. Esta fuerza aplicada a las cabezas y los cuellos de los recién nacidos provoca que el Atlas (primera vértebra cervical), el Axis (la segunda vértebra cervical) o ambas queden fuera de lugar y afecten el normal crecimiento y desarrollo del niño.

Erróneamente se cree que hay que esperar al dolor de espalda para acudir a un doctor en quiropraxia. Los niños son los que sufren más subluxaciones debido a las múltiples caídas, malas posturas, mochilas pesadas, el parto, el aprender a caminar o andar en bicicleta. De hecho, las estadísticas indican que desde el nacimiento y hasta los 5 años, el ser humano experimenta 2.500 caídas en promedio, lo cual confirma que es prácticamente imposible que un niño a esa edad no padezca una subluxación vertebral y necesite una corrección de su columna.

4 tipos de mochilas: cuidados y consejos de uso

1) Mochila de dos tiras: es el modelo clásico que se usa para el jardín, la primaria, la secundaria e incluso la universidad. En este caso, lo ideal es que siempre lleven puestas ambas tiras para mantener equilibrado el peso y evitar la tendencia a encorvarse.

Además, el cuaderno o libros deben ir pegados a la espalda, ya que de ésta forma no se exige a la columna haciendo un esfuerzo indebido de ningún costado.

A su vez, en el caso de los más pequeños que suelen llevar juguetes lo correcto sería que los juguetes los lleven en una valijita aparte para que no se pinchen la espalda, o quede más peso de un lado que del otro. Por otro lado, la mejor opción son aquellas mochilas que tienen tiras anchas ya que agarran mejor el hombro, que aquellas con tiras finas que pueden ejercer mayor presión.

2) Bandoleras: existen dos tipos: las cortas donde la mochila queda sobre la espalda y las largas donde la mochila queda a la altura de la cintura. En ambos casos lo ideal es que sean de tiras anchas.

En cuanto al orden del material que se debe guardar, lo aconsejable es que los objetos más pesados vayan en forma vertical y bien cerca de la espalda o cintura, para que no se produzca un desequilibrio. Además, si se debe llevar material extra, lo ideal es llevarlo en una bolsa o bolsito separado.

Por último, el peso se deberá ir cambiando, es decir, se debe ir alternando el hombro sobre el que se lo va a llevar para no forzar siempre el mismo costado del cuerpo.

3) Mochilas con carrito: es una de las opciones más recomendadas, ya que se libera a la columna de cargar su peso y no requieren de mucho esfuerzo por parte del niño para su traslado.

Igualmente, no es recomendable sobrecargarlas, y los materiales deben ir distribuidos como en el caso de las bandoleras para evitar desequilibrios que puedan generar un mal movimiento del brazo.

4) Maletines: se trata de una renovación y modernización del clásico maletín o portafolio tradicional. En este caso es importante saber que el peso máximo que los chicos pueden cargar es equivalente al 10% de su peso corporal. Estos modelos suelen venir con correas opcionales que permiten que se transformen en una mochila de dos tiras o en bandoleras para facilitar su traslado.

Al igual que en los modelos anteriores, es aconsejable que el niño vaya alternando la mano con que lo lleva, el peso sea distribuido equilibradamente, los libros y cuadernos deben ir pegados a la parte trasera del maletín y en caso de llevar material adicional el mismo deberá ir en una bolsa aparte.

Consejos generales de uso

– Siempre, incluso desde el nacimiento, es recomendable realizar los ajustes quiroprácticos correspondientes, ya que una columna libre de subluxaciones permite un correcto actuar del Sistema Nervioso Central, que es el que controla el funcionamiento del organismo entero. Una columna perfectamente alineada permite la actividad al 100% del cuerpo y una vida más sana y placentera. Al igual que una carie silenciosa, la subluxación vertebral afecta a todo el organismo del niño sin que a priori se noten los efectos. El cuidado quiropráctico de la salud aporta bienestar de forma natural y tiene una función preventiva de suma importancia para la calidad de vida de los niños y su rendimiento escolar.

– El peso máximo que los niños pueden cargar es equivalente al 10% de su peso corporal, por ello al momento de armar la mochila se debe controlar que dicho porcentaje no sea superado.

– Lo ideal sería poder comprar mochilas con rueditas, así su espalda queda libre de peso alguno.

– Los objetos más pesados deben ir en forma vertical y bien cerca de la espalda.

– Ambos tirantes de la mochila deben colgarse de la espalda.

Para más información, ingresá a www.laclinicadelacolumna.com

16 de marzo de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *