Revista Look

Turismo

La Trochita: 70 años a todo vapor por la Patagonia

El tradicional tren chubutense cumple este 25 de mayo siete décadas. Un repaso por su historia y curiosidades.

La Trochita en viaje.

La señal sonora de la locomotora es el inicio de un viaje al pasado de Esquel; rieles, vagones y una nube de vapor que evocan a esos viejos sueños guardados en la memoria que se repiten como experiencias memorables. El próximo 25 de mayo, la emblemática Trochita cumplirá sus primeros 70 años.

La Trochita es de los trenes turísticos que no requieren presentación alguna, es conocido mundialmente por las características del ancho de trocha y por la particular conservación. Su formación original y nacimiento se remontan hacia mediados del siglo pasado, durante el apogeo del desarrollo ferroviario de la Argentina. La Trochita es, sin duda, una de las postales que sobresalen en la patagónica ciudad de Esquel, en la provincia del Chubut; viajar en este tren es formar parte de un ícono cultural sobre rieles único en el mundo.

Estación de partida

Fue en el año 1922 que se comenzó con el diseño de un ramal de 75 cm. de trocha (trocha angosta), debido al bajo costo del material a emplear, ya que era rezago que se vendía finalizada la Primera Guerra Mundial en Europa. En 1935 se comenzaron los trabajos de los primeros tramos de la línea. En 1941 La Trochita llegó a El Maitén, sede de los talleres del ferrocarril, que actualmente están en funcionamiento, y finalmente el 25 de mayo de 1945 llegó a la ciudad de Esquel. Fue en ese año cuando la primera locomotora y sus vagones tomaron vida para rodar y rodar, para transportar los miles de sueños y esperanzas y compartir anécdotas al lado de las cálidas salamandras, que aún hoy se conservan y funcionan en sus vagones, o simplemente apreciar la belleza del paisaje de la extensa estepa patagónica.

Primeramente, el ferrocarril funcionó como servicio exclusivo de cargas hacia y desde Esquel. Recién en 1950 se inauguró el servicio de pasajeros, que funcionaba en combinación con el ramal de trocha ancha desde Ingeniero Jacobacci pasando por San Antonio Oeste, Viedma, Carmen de Patagones y Bahía Blanca, hasta llegar finalmente a Buenos Aires.

El tren y su vida social

El viaje completo del ramal Esquel – Ingeniero Jacobacci duraba aproximadamente 14 horas, siendo el único medio de transporte ágil y económico para la época. Así era que con frecuencia los pasajeros debían cocinarse, utilizando las salamandras que están ubicadas en cada vagón, que además de calentar el agua para los mates cocinaban huevos fritos, bifes, y con alambres instalaban hasta tiras de asado, según relatan las historias de La Trochita. Es por ello que se consideraban a estas salamandras el centro de reunión de los pasajeros, que en reiteradas oportunidades debían bajar de la formación con el tren en marcha para recolectar leña.

Durante su vida, La Trochita tuvo numerosos hitos históricos transcendentales que la marcaron para siempre. Uno de ellos fue la publicación en 1978 de la novela El Viejo Expreso Patagónico, de Paul Theroux, que hizo famosa a La Trochita a nivel internacional.

Cierre del ramal y la apertura turística

En 1992 La Trochita se vio envuelta en el escenario de desarme del sistema ferroviario argentino, por ser poco de atractivo para los capitales privados, que sumado a la extensión de las rutas asfaltadas hicieron del tren solo un recuerdo del pasado. Sin embargo, el esfuerzo de sus empleados hizo que, con sacrificio y amor, el ramal pasara a manos de la provincia del Chubut, lo que implicó una superación de la crisis mencionada.

Así, en 1994 se inauguró el servicio turístico Esquel – Nahuel Pan, un pintoresco recorrido de 18 kilómetros manteniendo un tramo del recorrido original desde su creación, en sus pequeños vagones con salamandras y la inconfundible locomotora a vapor. La excursión tiene una duración total de 3 horas, visitando la comunidad Nahuel Pan. Acoplándose a las necesidades del turismo, el tren hace su recorrido todo el año, y en el invierno es posible recrear los épicos viajes de los pobladores que desafiaban a la nieve y el frío.

La Trochita forma parte del patrimonio histórico y cultural de todos los argentinos, y en especial de los patagónicos; es un ícono cultural de la región y genera en la comunidad una sensación de pertenencia. Es parte de una herencia que hemos recibido y que debemos proteger para poder mantenerla en el tiempo y compartirla con aquellos turistas interesados en la historia de la Argentina y de los ferrocarriles argentinos.

En este cumpleaños, el mejor regalo que se le puede ofrecer a la Trochita es honrarla, y tomar conciencia de este fenómeno histórico-cultural que necesita una continua revalorización para que siga siendo parte de los sueños realizados y por realizar.

FUENTE: Secretaría de Turismo de Esquel / Gerencia La Trochita

22 de mayo de 2015

 

7 pensamientos en “La Trochita: 70 años a todo vapor por la Patagonia

  1. Fui en el año 1964, con 17 años, un campamento al Bolsón/Lago Puelo. Hicimos todo recorrido, imposible no emocionarse, inolvidable, túneles, rulos, zigzag, (todo parecido al tren a las nubes de Salta), es tal cual lo describe el artículo. salamandras, locomotora a vapor, trocha angosta, mas de 14 hs desde Ingeniero Jacobacci a Esquel.
    Como pudieron ser tan poco sensibles y oportunistas que lo discontinuaron, asi estamos hoy.
    Gracias a Uds por la sensibilidad, la secilles y el valor de recordar lo bueno.
    Eramos mas de 20 alumnos de la Escuela Técnica Nro 1 de San Fernando, Pcia. De Buenos Aires.
    Fui por segunda vez en el año 1997 con mi Sra. e hicimos un tramo corto y le conté toda mi experiencia de pibe.
    Gracias por permitirme recordar esa emocionante experiencia vivida.
    Norberto Pinardi.

    • Comparto tu experiencia Norberto, yo fui a Esquel en el año 1973, x q me toco hacer el servicio militar,un viaje de ida interminable y sin saber donde nos tocaba bajar, muy lindo lugar Esquel del servicio no hablo, pero si en la trochita se viajaba asi como describis y llegamos en verano para la licencia a los 6 meses ya nevaba poco pero nos toco y hera una verdadera película todo blanco y daba un monton de vueltas para avanzar muy lindos recuerdos volvi en el 2003 para hacer el recorrido Esquel Nahuel Pan

  2. Maravillosa imagen de tren a vapor con el fondo de las montañas con distintos colores “Mire que lindo mi pais paisano” decia Argentino Luna.

  3. Es un viaje encantador, sobre todo para aquellos que amamos a los trenes. Es un viaje que nadie debe perderse y felicito a todas aquellas personas que hacen tantos esfuerzos por llevar adelante este emprendimiento.

  4. Tendrian que indicar cuales son los horarrios y días que funciona el servicio , así podría programar el esperado viaje en la “Trochita “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *