Revista Look

Belleza

Mitos y verdades de las cirugías estéticas

Especialistas elaboraron una lista con los errores más comunes relacionados con este tipo de intervenciones. También ofrecen algunos consejos a aquellos que estén analizando someterse a una operación plástica.

Decidir someterse a una cirugía estética, sobre todo en aquellos casos en los que nos mueve la simple coquetería y el vernos bien, no debe ser tomado a la ligera. No obstante, y si bien se trata de una intervención -con todo lo que ello implica-, muchas veces nos movemos por prejuicios y aquello que “creemos saber” sobre el asunto para aceptarla o negarnos. Frente a esto, los doctores Damián Wengrowicz y Maximiliano Gil Miranda hacen un repaso por algunos de los mitos más comunes sobre estas cirugías:

1. “Es sólo para mujeres”: cada vez aumenta más el número de hombres que recurren a estas intervenciones. Una de las prácticas más solicitadas por ellos es la lipoaspiración de abdomen y flancos (los famosos “flotadores”).

2. “Los implantes mamarios afectan la lactancia”: en general, las pacientes con implantes pueden lactar sin problemas. Está comprobado que la lactancia en las madres con implantes no afecta la forma de las mamas con respecto a las no implantadas.

3. “Los implantes mamarios aumentan el riesgo de cáncer de mama”: los implantes no suponen absolutamente ninguna contraindicación para poder hacer cualquier estudio de imagen sobre los pechos. Las prótesis no pueden dañarse a causa de estas pruebas y, si son realizadas en buenos centros con adecuada tecnología, tampoco producen distorsión de los resultados. Por otro lado, no existe evidencia científica de que los implantes mamarios aumenten el riesgo de contraer cáncer de mama.

4. “Los implantes mamarios deben cambiarse cada 10 años”: los implantes mamarios únicamente deben cambiarse por elección de la paciente por cambio de volumen, o si presentan algún tipo de problema como ruptura (que sucede en menos del 1% de los casos) o por encapsulamiento, que tiene una incidencia de un 7 por ciento.

5. “El implante mamario pueden explotar en el avión”: los cambios de presión no pueden hacer explotar una prótesis. Los implantes modernos son extremadamente resistentes.

6. “Con prótesis, no se puede dormir boca abajo”: esto es así solo durante el primer mes post cirugía. De esta manera, se logra que los implantes queden perfectamente simétricos y con la forma óptima. Después de este tiempo, se puede dormir en la postura que se desee.

7. “La cirugía estética es una intervención muy cara”: hoy en día la cirugía ya no es un lujo reservado a reducidas élites económicas. Gracias a las técnicas actuales han aparecido procedimientos menos invasivos, a costos significativamente más bajos y accesibles para pacientes de diversas posiciones económicas.

8. “La lipoaspiración sirve para adelgazar”: la liposucción consiste en una cirugía que tiene el objetivo de aspirar grasa localizada en distintas zonas (abdomen, flancos, caderas, cara interna de muslos, rodillas, papada, etcétera). Sirve para modelar y no para bajar de peso.

9. “Una cirugía estética es muy riesgosa”: al igual que cualquier operación, implica un riesgo. Si una cirugía estética es realizada por un especialista serio, en un establecimiento debidamente acreditado, dotado de toda la infraestructura y equipamiento necesario y en un paciente con estudios previos, estos riesgos se minimizan.

10. “Algunas cirugías son simples y no hace falta pasar por el quirófano”: por simple que parezca una cirugía, siempre debe ser realizada por un especialista en cirugía plástica, en un centro con quirófanos debidamente habilitados y con la presencia de un anestesiólogo.

Con los principales mitos ya aclarados, los especialistas ofrecen cinco consejos a tener en cuenta cuando se decide someterse a una cirugía estética:

1. Elegir un profesional que sea especialista en cirugía plástica: desde ya que un procedimiento de cirugía estética debe ser realizado por un especialista en cirugía plástica y reparadora. Hay que tener en claro que no todos los médicos cirujanos pueden, eventualmente, realizar este tipo de intervención.

2. Una buena relación médico-paciente: la empatía es fundamental, ya que si el paciente no se siente bien interpretado y contenido por el cirujano es probable que en su relación haya fisuras. Este es un punto importante si surge alguna complicación: allí es donde influye la buena relación y la confianza en el profesional.

3. Solicitar los stickers identificatorios de los implantes: para el caso de los pacientes que se realicen una cirugía con implantes (mamas o glúteos), el cirujano debe entregarles los stickers identificatorios de cada uno de ellos, que demuestra que son autorizados.

4. Estudios pre-quirúrgicos completos y un buen interrogatorio por parte del profesional: antes de una cirugía estética, el cirujano debe exigir y controlar que se realicen los estudios pre-operatorios que expresan el estado clínico del paciente. Los estudios básicos son: análisis de sangre completos, electrocardiograma y riesgo quirúrgico. En el caso de cirugías mamarias, también ecografía y mamografía. Por otro lado, el profesional también deberá realizar un buen interrogatorio (cuestionario pre-operatorio) referente al estado de salud del paciente. Debe incluir preguntas sobre los antecedentes médicos, quirúrgicos, alergias a medicamentos y si el paciente se encuentra en tratamiento con alguna droga.

5. Que la cirugía se lleve a cabo en un quirófano: por simple que parezca una cirugía, siempre debe ser realizada por el especialista en un centro con quirófanos debidamente habilitados y con la presencia de un anestesiólogo.

Asesoró: Dr. Damián Wengrowicz (MN 107.749) y Dr. Maximiliano Gil Miranda (MN 108.123), médicos especialistas en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.
MW Estética: www.mwcirugiaestetica.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *