Revista Look

Belleza

Las propiedades del té verde

Aceite de oliva y té verde: trucos de belleza de todo el mundo

Tejidos8914_0193

El té verde es conocido desde hace tiempo por su particular aroma y sus efectos positivos. Entre otras cualidades, se lo reconoce por su impacto positivo en los vasos sanguíneos. Pero este té no solo cosecha elogios por su utilidad para el interior del cuerpo. También parece funcionar a nivel epidérmico. Aplicado desde hace milenios en Oriente, vive una etapa de auge en Occidente y también se está utilizando en muchos productos cosméticos.

Lo que se toma para fabricar los diversos productos es un extracto de las hojas verdes del té. ¿Pero por qué es tan solicitado? Porque contiene numerosas vitaminas, minerales y oligoelementos a los que suelen atribuirse propiedades sanadoras y que fortalecen la salud de la piel. Por ejemplo, los champús que contienen té verde calman el cuero cabelludo y son buenos para cabellos grasos. Además, el té verde es antioxidante, por lo que protege la piel y fomenta su regeneración.

Pero sus propiedades no acaban allí. El té verde ha sido estudiado como contrapeso a los radicales libres, y eso lo convierte en un componente muy bueno en los productos de cuidado facial.

Las cremas que contienen té verde, por ejemplo, son muy buenas para después de tomar sol. La clorofila de la planta resulta refrescante y la cafeína elimina líquidos, lo que hace que la piel esté más tersa. Además, una de sus ventajas es que, al presentar un alto contenido de tanino, la cafeína no es liberada de una vez sino a lo largo de varias horas y en forma continua.

Como si fuera poco, es portador de todos sus agentes activos, ya que, a diferencia del té negro, sus hojas no fueron fermentadas.

Otra de las sustancias apreciadas por la medicina es la epigalocatequina-3-galato o EGCG, que tiene efectos positivos en enfermedades cardiovasculares. A nivel dermatológico, presenta propiedades antioxidantes y desinfectantes, con lo cual es bueno para aplicar en casos de dermitis de contacto o acné, si bien en estos terrenos quedan muchos estudios por hacer.

Sin embargo, en lo que respecta a los productos cosméticos y de antienvejecimiento, los especialistas aseguran que no cabe duda alguna sobre sus propiedades, compatibles con todo tipo de piel.

Por supuesto, siempre se recomienda probar cualquier producto en algún sitio pequeño del cuerpo antes de adquirirlo, ya que si bien el té verde no genera reacciones alérgicas, algunos productos pueden contener ingredientes que no sean compatibles con su piel. Pero el té verde en sí es recomendado para todo tipo de cutis, especialmente para las pieles sensibles.

Quien beba té verde también puede fabricar sus propios productos. Las bolsitas del té frías pueden ser aplicadas para reducir hinchazón en los ojos, como con los saquitos usados de cualquier otro té. O se puede rociar una bolsita de té con agua y vertir el líquido sobre semillas de lino que le darán una consistencia gelatinosa. Dejar enfriar y luego aplicar la mezcla como máscara. Aliviará la piel.

En caso de optar por productos de venta, lo ideal es que sean orgánicos, de modo de que contengan menos aditivos y desplieguen con mayor intensidad los agentes activos del té.

Un pensamiento en “Las propiedades del té verde

  1. Pingback: Espirulina y té verde, los elegidos de las estrellas | Revista Look

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *