Revista Look

Entrevistas

Daniela Lopilato: “No se puede hacer una dieta pasando hambre”

La hermana mayor de Luisana y Darío es nutricionista, y aquí nos habla de la importancia de comer en familia, los peligros de ciertas dietas “de moda” y otros temas. Una charla con una profesional de la salud muy coqueta.

Daniela Lopilato

La historia se repite. Hace 30 años Luisana Lopilato, Darío y su hermana mayor, Daniela, se sentaban a la mesa y, si empezaban a comer, su mamá los miraba con cariño y les preguntaba: “¿Agradecieron los alimentos?”. Entonces oraban todos juntos. La escena se repite en la actualidad, pero con una nueva generación. Ahora a Noah, el hijo mayor de Luisana y Michael Bublé, y a Benicio, el menor de Daniela, se los escucha balbucear: “Sesor Jesu te epimos…”, frase que, en su “media lengua” significa “Señor Jesús, te pedimos…”

La mesa siempre fue un lugar de comunión para los Lopilato. Criada en ese entorno, no es ilógico que Daniela haya elegido ser nutricionista y, desde ese lugar, cuidar a otras familias.

Los consejos y recetas de esta profesional de 37 años trascendieron su consultorio y llegaron a los kioscos, donde se puede conseguir los “Especiales de Salud de Buenas Ondas”, cuatro revistas con recetas fáciles y ricas que ayudan a controlar la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes y la celiaquía.

Daniela, la figura detrás de esos fascículos, es tan simpática y sencilla como sus hermanos y tiene tan claro que no necesita de la fama ajena, que no le cuenta a nadie quiénes son los famosos que se atienden con ella. “Yo estudié, sé lo que digo, lo que hago y no necesito colgarme de nadie”, asegura con absoluta convicción en una charla con LOOK.

– Te criaste en una casa en la que se comía en familia y los alimentos se agradecían. ¿Cuánto influyó eso en vos?

– Muchísimo, desde lo afectivo y también desde lo nutricional. Sentarse en una mesa a comer en familia incide en las bases alimenticias futuras. Hay estadísticas que señalan que a los chicos que comen en familia les va mejor en el colegio.

– Fuiste a una escuela evangélica. ¿Cómo es tu vínculo con Dios?

– Nosotros, mis hermanos y yo, somos cristianos desde chicos. La gente piensa que es una religión, pero es una forma de vida. Para mí es una forma de creer en Dios y relacionarme con él. Luisana y yo no les enseñamos a nuestros hijos el Padre Nuestro, les enseñamos a orar, que es hablar con Dios.

 

Entrevista aparecida en LOOK de julio. ¡Suscribite y leela completa!

17 de agosto de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *