Revista Look

Celebrities

“No quiero ser sólo la chica sexy del cine”

La actriz australiana Margot Robbie, que nos enamoró junto a Leo DiCaprio en “El Lobo de Wall Street”, hoy nos atrapa como la bella Jane en “La Leyenda de Tarzán”. Bellísima y súper sexy, se convirtió en la favorita de los directores y también de los diseñadores.

Margot Robbie no quiere ser encasillada como "chica sexy".

Bella por donde se la mire; no puede ser más linda ni tener un cuerpo más perfecto. Pero la australiana Margot Robbie (26) no quiere que la encasillen como “actriz sexy”. Aunque la hayamos visto antes, lo cierto es que todos la descubrimos en “El Lobo de Wall Street” como la mujer de Leonardo DiCaprio, y desde ese filme, su carrera cambió por completo y hoy no hay director que no la quiera entre sus filas. David Yates, por ejemplo, la fichó para interpretar a Jane en la versión live action de “La Leyenda de Tarzán”, que se acaba de estrenar, y los estudios Warner Bros la reclutaron para interpretar a Harley Quinn, la supervillana de “Escuadrón Suicida”, también de inminente estreno.

“Creo que eso de la sensualidad tiene que ver más con la percepción de la gente que está allí afuera que con la de quienes te rodean en tu día a día. Me preocupa un poco ser etiquetada como un símbolo sexual, me hace sentir mal, incómoda. Recuerdo una charla que tuve con mi mamá, cuando le dije lo que quería hacer de mi vida, y le expresé mi deseo de ser una actriz que pudiera hacer dos tipos de películas: aquellas con las que se pueda desconectar, meramente de entretenimiento, y aquellas con las que yo pueda estimular la discusión y el cambio, así quiero que se me recuerde y no sólo como una mujer sensual”, dice quien después de rodar “Focus” con Will Smith, filmó “Terminal”, cinta de suspenso alejada de lo comercial.

Robbie comenzó su carrera de manera profesional hace nueve años en Australia, como modelo.

Leé la nota completa en LOOK de agosto. ¡Suscribite!

27 de agosto de 2016

2 pensamientos en ““No quiero ser sólo la chica sexy del cine”

  1. Creo que es una constante: Primero no les importa ser conocidas como chicas sexys, luego quieren interpretar a Shakespeare y en la madurez se hacen ecologistas y defienden a las abejas. TRES ETAPAS inevitables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *