Revista Look

Entrevistas

Florencia Bertotti: “La felicidad está en los pequeños momentos”

A Flor la conoce todo el mundo, pero a ella le gustaría ser invisible. Sencillez y talento en una mujer que sabe disfrutar de los detalles y que sueña con tener otro hijo. Secretos de su vida familiar, su estilo y su manera de pasar la Navidad.

Florencia Bertotti, nuestra chica de tapa.

El año pasado, el árbol de Navidad de Florencia Bertotti (33) era, como ella define, “de lo más cachirulo”. Un costado estaba repleto de adornos, luces estridentes y guirnaldas todas enredadas. Del otro lado, absolutamente nada. ¡Pelado! “Está espectacular y lo hicieron los chicos”, decía Flor en referencia a su hijo Romeo (8, que tuvo con su ex marido Guido Kaczka), y a Vito y Ciro (9 y 6), hijos de su pareja, el actor Federico Amador.

Esa Flor relajada es la misma que está detrás de cada detalle de una marca de ropa infantil a la que patentó como Pancha, porque es una convencida de que en un mundo híperveloz, lo mejor es ir sin prisa. En ese emprendimiento textil aflora el costado profesional de Flor, porque ahí sí que no hay lugar para desprolijidades. Las vidrieras de su local, ubicado en una esquina de San Isidro, son simétricas y cada detalle está pensado. “Trato que el vestido de Navidad que diseño para las nenas esté en composé con la camisa de los varones”, señala esta mujer “polirubro” que en Nochebuena suele elegir vestidos blancos y calzado cómodo. “Nunca me vas a ver con un stiletto clavado en el pasto”, desliza.

– Siempre lucís canchera, femenina. Pero no se ve tanto la “Flor sexy”. ¿Existe ese perfil en vos?

– Me cuesta. Vivo en jeans y zapatillas. Eso me representa, me deja tirarme al piso a jugar con mi hijo. No me siento cómoda como femme fatale. Me gusta encantarle a mi marido, con él sí tengo un costado sexy, pero es más intimo.

– ¿Cómo sos en la intimidad del hogar?

– Disfruto mucho del día a día de la casa. De estar con Romeo, de preparar el desayuno, de ver si Fede puede venir a comer y prepararle la comida. Soy muy de los pequeños momentos porque la felicidad está ahí. Trato de buscar a Romeo por el colegio y llevarlo a comer al mediodía u organizar algo juntos para la tarde. La comida es todo un ritual. Me gusta hacer las compras. Voy a la pescadería, a la carnicería, a la verdulería… No compro todo en el supermercado, prefiero mirar bien para, por ejemplo, elegir el pescado fresco, empanarlo yo y comerlo en el día. Esos detalles me parecen importantes.

Leé la entrevista completa en LOOK de diciembre. ¡Suscribite!

07 de diciembre de 2016

 

Fotos: José Tolomei
Agradecimientos: Producción: Cinthia Cahue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *