Revista Look

Moda

Marsella, la contracara de la moda parisina

En esta ciudad, la segunda más grande de Francia, el diseño de indumentaria ocupa un lugar central. Conocé el “estilo mediterráneo”, la propuesta marsellesa.

Marsella_moda

Amigos suyos le habían recomendado ir a Marsella y hasta hoy Sarah Jeannot no se ha arrepentido de haber seguido este consejo: “En Niza trabajé de guía turística. Aquí en Marsella llevo a la práctica mis propias ideas como diseñadora de bijouterí”. La joven mujer abrió hace dos años su pequeño taller en la angosta calle Bussy l’Indien. Sarah, de 30 años, ha aprendido por sí sola la fabricación de bijou de plata. “Soy autodidacta”, dice.

A solo unos pasos de distancia, las personas que siguen la moda pueden encontrarse con Freddy Allouche. Ya desde hace un cuarto de siglo, este diseñador, de 60 años, regenta una tienda con su propia línea de moda, Tata Zize, en un barrio cerca de la amplia plaza de Cours Julien, en el margen este del centro de Marsella.

Los turistas raras veces se pierden en la Rue Bussy l’Indien. En muchos planos de la ciudad, el callejón ni siquiera aparece. Sin embargo, Allouche está firmemente convencido de que “en Cours Julien late el verdadero corazón de Marsella, no en el barrio de Panier como mucha gente cree”.

¿Está equivocado Freddy? Panier, situado entre el Vieux Port, el viejo puerto de Marsella, y los muelles para los ferries y cruceros, es el barrio más antiguo de la ciudad francesa. Callejones muy estrechos, escaleras empinadas y pequeñas plazas acogedoras caracterizan el animado barrio, considerado como el lugar donde nació el primer asentamiento marsellés.

Hasta hace unos años, los guías advertían a los turistas sobre el riesgo de visitar Panier debido a la elevada criminalidad. Esto ha cambiado: hoy es un barrio remozado con restaurantes, cafés con terrazas y tiendas de moda donde da gusto pasear.

Marsella es una ciudad que atrae tanto a gente muy joven como a personas mayores. “Aquí no hay alta costura como en París, sino ropa adecuada a nuestro estilo de vida mediterráneo: telas ligeras, camisetas coloridas y prendas de verano, todo muy informal”. Así describe el estilo de moda en esta región del sur de Francia Pascale Akiki, gerente de la Maison Méditerranéenne des Métiers de la Mode.

La MMMM es una especie de asociación del comercio de la moda. Akiki, experta en moda, menciona algunas cifras: unas 19.000 personas trabajan en la industria entre Aviñón y Niza y unos 200 diseñadores han creado sus propias marcas de moda en la región.

Matthieu Gamet es presidente de la MMMM. Su negocio, situado en una calle lateral detrás del ayuntamiento, es una mezcla de café-bar, tienda de moda, espacio de trabajo y estudio de sonido. Gamet ofrece bajo la marca Kulte ropa tipo streetwear a precios asequibles: camisetas, vaqueros y chaquetas con capucha.

En los cinco últimos años ha cambiado sobre todo la cara del puerto, gracias al museo MUCEM, la Villa Mediterranée y las antiguas bodegas en el Quai de la Tourette. “Les Docks” se llama actualmente el edificio alargado en donde más de 60 tiendas de moda, así como cafés y tabernas, compiten entre sí para atraer los favores y el dinero de los paseantes amantes de la moda.

Y quien prefiera la alta costura puede dejar de lado el Vieux Port y adentrarse en el sexto distrito de Marsella. En las calles Rue Rome y Rue Paradis, boutiques exclusivas presentan la elegancia parisina, algunas prendas a precios casi tan inalcanzables como el paraíso.

Información básica: Marsella

Destino: Con unos 850.000 habitantes, Marsella es -después de París- la segunda ciudad más grande de Francia y la principal ciudad portuaria del país. Es la puerta de entrada de Francia al norte de África. La proporción de inmigrantes entre la población es relativamente alta. Sobre todo en los suburbios en el norte de la ciudad, la criminalidad es alta a causa del desempleo juvenil y la falta de perspectivas.

El aeropuerto de Marsella está situado a unos 20 kilómetros al noroeste de la ciudad (http://www.marseille.aeroport.fr).

Cuándo viajar: La mejor época para visitar Marsella son los meses de abril a junio, así como septiembe y octubre. No se recomienda a los turistas ir en julio y agosto, cuando las temperaturas superan los 35°C.

Internet: http://de.france.fr dpa

FUENTE: dpa

05 de abril de 2017

2 pensamientos en “Marsella, la contracara de la moda parisina

  1. Verdaderamente Marsella era una ciudad maravillosa que me encantó cuando la conocí allá por los años 80, regresé con mi esposa hace dos años y escapamos espantados a los dos días por las mugre en que se convirtió, no soy segregacionista, pero los inmigrantes deben ser INMIGRANTES; que nevesitadoss de una vida digna son recibidos y no INVASORES, adaptarse ca quien les dió ASILO, y no usurpadores, lo lamento por los Franceses dignos que aún deben quedar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *